Probióticos y salud bucodental
8th May 2019
La salud bucodental en Verano
29th July 2019

Consejos para una higiene bucal y una vida SIN PLÁSTICOS

El acto cotidiano y repetitivo de cepillarnos los dientes, tiene un impacto en el medio ambiente mucho mayor de lo que nos imaginamos. Debemos saber que numerosos dentífricos contienen micro-plásticos, que los hilos y las sedas dentales están fabricadas con nylon o teflón y también los botes y envases están fabricados con diferentes plásticos. Además, debemos recordar los 5 kilos de cepillos dentales que tiramos a lo largo de nuestra vida y que dejan una gran huella medioambiental. Por todo esto, es importante elegir productos naturales y ecológicos, mucho más saludables para ti y para el planeta.

Con estos consejos, se puede eliminar todo el plástico a la hora de realizar la higiene dental de cada día y para cuidar nuestra boca:

  • Cambia tu cepillo de dientes por otros 100% biodegradables, que te permitirán compostarlos cuando los cambies. Esto cepillos no son aptos para veganos ya que la única opción, hoy en día, de cerdas biodegradables son las que provienen de animales. También existen cepillos de dientes de bambú cuyo mango es 100% biodegradable pero que llevan cerdas de nylon 4 (a pesar de lo que se anuncian en muchas tiendas, desafortunadamente no existen, a día de hoy, cepillos con cerdas 100% de bambú). La única opción 100% vegana y libre de plástico son las raíces y ramas del árbol de Arak (Salvadora Persica).
  • Usa hilo dental de seda natural. El nylon y el teflón de los hilos dentales clásicos representan una contaminación muy importante para lo océanos y para las depuradoras de aguas potables.
  • Pásate a la pasta dental 100% sin plástico. Existen muchas recetas para hacer pasta dental casera. Y si no te apetece hacerla tú, puedes encontrar pasta dental sólida sin tubo y 100% natural. Hay marcas que venden la pasta a granel para recargar el envase.
  • Evita los enjuagues industriales. Existen muchas recetas caseras y naturales para mantener la boca fresca y combatir las bacterias. Por ejemplo, mezclando agua con un poco de bicarbonato de sodio (3 cucharillas por taza de agua) y tres gotas de aceite esencial de menta.
    Recordemos también que según estudios de la Comisión Europea “solo un 30% del plástico se recoge para ser reciclado”. Eso quiere decir que el 70% de todos los plásticos que se consumen en Europa acaban irremediablemente en el medioambiente.

Ante este panorama hay varias acciones que puedes hacer para colaborar en la reducción de residuos plásticos:

  1. Reduce tu uso de plástico: La mejor alternativa al reciclaje es la reducción. Evita los productos sobreenvasados, busca alternativas sin plástico y pásate a los reutilizables.
  2. Reutiliza el plástico que ya tienes: Si tienes un objeto de plástico desde hace años y todavía te sirve, sigue utilizándolo hasta que se agote su vida útil. Así evitarás que más residuos plásticos acaben en la naturaleza. Ojo, la excepción a esta regla son los plásticos que afectan a tu salud, como los envases que están en contacto con tu comida o los juguetes que los niños se puedan llevar a la boca. Pero, antes de tirarlos, intenta darles una nueva vida. Por ejemplo, puedes utilizar tus recipientes antiguos como tiestos para tus plantas o los viejos cubos de playa de tus peques para guardar tus herramientas.
  3. Crea conciencia acerca del reciclaje: Difunde y comparte cada noticia, comentario, revista o video que ayude a elevar el nivel de información y de compromiso medioambiental. Acércate a las ONGs o asociaciones que trabajen por esta idea de fomentar el reciclaje y el cuidado medioambiental.
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.