Integramos todos los conocimientos adquiridos de la odontología convencional, amplíandolos con los principios y los métodos de tratamiento de la odontología Neurofocal, para ayudar al paciente a restablecer el equilibrio perdido y prevenir recaídas y debilidades de la salud bucodental. Las principales metodologías que nos ayudan son las siguientes especialidades:

Neurofocal

Es la disciplina que estudia, reconoce y trata la patología bucal, en relación con el resto del organismo, tanto a nivel físico, emocional, energético, evitando así el uso de materiales, técnicas, medicamentos, tóxicos o contaminantes. Considera que nuestros dientes, así como el aparato de fijación de los mismos y su sistema óseo de soporte pueden actuar como focos o campos interferentes, creando o manteniendo enfermedades diversas en cualquier parte del organismo.

Los dientes son cristales vivos y están constituidos por un concentrado de venas, nervios, arterias y materia inorgánica, que nos relacionan, con el exterior y con la intimidad de nuestro interior, de esta manera radica la importancia no solo de su estructura y funcionalidad sino también porque los meridianos de energía tienen una representación en todos y cada uno de los odontones, de esta manera podemos hablar de una reflexología dental, tal como la describen diversos autores como Dr. Kramer, Dr. Adler, Dr. Duque, Dr. Dosch y Dr. Voll, siendo este el que sistematiza la información, relacionando los canales energéticos, utilizados como meridianos en la medicina china, con diferentes piezas bucales, generando un mapa que sirve de referencia para asociar o relacionar con patologías extra bucales o bloqueos dentales.

De esta manera, nuestros dientes concuerdan a nivel físico con: órganos, vértebras de la columna, médula espinal, articulaciones, órganos de los sentidos, glándulas endocrinas.

Por otro lado, los dientes se desarrollan y erupcionan en un marco familiar, social, cultural, espiritual, emocional, etc… y como cristales vivos que son, tienen la facultad de almacenar y emitir toda esta información. Existen mapas y patrones, que muchas veces, nos ayudan a descifrar estos códigos ocultos, permitiéndonos aprender con cada caries o enfermedad.

Terapia Neural

El Sistema Nervioso Vegetativo regula nuestras funciones vitales, pero a lo largo de la vida se va almacenando en él información no coherente como cicatrices, infecciones, conflictos emocionales, etc que nuestro ser no siempre es capaz de integrar. El efecto sumatorio de éstas, puede generar debilidades; desencadenar desórdenes, crisis y hasta enfermedades.

La Terapia Neural, como medicina que es, tiene la capacidad de ayudar a recordar al Sistema Nervioso Vegetativo cual es su función, cuando éste se muestra disfuncional. Gracias a la inyección de pequeñas dosis de un anestésico local con bajo efecto anestésico, pero un elevado poder eléctrico, podemos despertar a nuestro cerebro visceral, quien se encargará de recuperar el orden perdido. En este sentido la Terapia Neural se considera una medicina naturista pues es el propio organismo quien regula la respuesta curativa.

¿Por qué dentistas, haciendo Terapia Neural? Porque la boca, con sus Articulaciones Temporo Mandibulares, se encuentran entre cuerpo y cerebro, convirtiéndose así en el gran mensajero, distribuidor y almacenador de información referente al Sistema Nervioso y por ello a la salud en general.

Antroposofía

Tiene como objetivo ampliar la visión de la odontología tradicional, observando al ser humano tanto en su organización física y funcional como también en su organización anímica y espiritual.

La salud y la enfermedad dependerán de la unión armónica o perturbada de estos cuatro niveles organizativos, físico, funcional, anímico y espiritual. Por ello uno de los factores importantes en la terapéutica antroposófica será estimular las fuerzas autocurativas inherentes en el ser humano. Fortaleciendo las fuerzas siguientes:

  • Fuerzas espirituales.
  • Fuerzas anímicas.
  • Fuerzas vitales.
  • Fuerzas físicas.

Para realizarlo requiere una actividad que es estimulada por el Yo, el núcleo del ser y que es potenciada por el cuerpo mediante las fuerzas anímicas (pensar, sentir y voluntad). Es decir, el Yo tiene la idea, el alma la quiere realizar y el cuerpo la realiza por medio de sus fuerzas vitales y físicas.

La boca es la puerta de entrada al interior del ser humano, los dientes como órganos formadores de la palabra se ubican en el extremo inferior de la parte superior pensante del cuerpo humano, así también es el ingreso a la parte metabólica, aquí se efectúan los primeros eslabones de la cadena digestiva, en la cual incorporamos las sustancias. Nuestros dientes son la primera línea de de defensa del Yo.

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.